La jornada diaria en el aula de preescolar

La Organización de la Jornada o Rutina en una Institución que desarrolla un modelo educativo centrado en el niño, debe atender prioritariamente las necesidades e intereses del mismo y a su vez propiciara su desarrollo con otros seres que conforman su ambiente.

Esta organización de la Jornada Diaria o rutina debe ser planificada de forma flexible de manera que permita atender situaciones inesperadas e intereses repentinos de los niños a fin de que no se convierta en un elemento más de control, rígido e inflexible por parte del adulto.

Cuando se conoce al niño, su desarrollo evolutivo, necesidades e intereses y se organiza la jornada o rutina sobre esta base, el niño sabe cómo están distribuidos los diferentes periodos de trabajo y esto lo ayuda a predecir o anticipar lo que va a suceder en el aula y fuera de ella y a organizarse con sus pares.

Es importante que la jornada de trabajo se realice en un ambiente afectivo y cálido que proporcione seguridad al niño, para lo cual se deben diseñar y prever dentro del horario, actividades de inicio, desarrollo y despedida alegres y activas que dejen en él, el deseo de regresar a la Institución

Cuando el equipo docente se aboca a la planificación de la jornada o rutina diaria de la Institución, debe tomar en consideración los siguientes criterios.

Los periodos de la jornada diaria deben ser constantes, para que los niños sepan que se espera de ellos y puedan predecir.

El horario debe ser flexible

Debe existir cierto balance y equilibrio entre:

-Las actividades con mucho gasto de energía: actividades físicas y los periodos de descanso y relajación.

-Las actividades iniciadas y escogidas por el niño y las escogidas por el adulto.

-Las actividades que se realizan dentro y fuera del aula.

-Las actividades en pequeños grupos, individuales y con todo el grupo.

-Mantener la secuencia del periodo de planificación, periodo de trabajo y el periodo de intercambio y recuento.

-Oportunidad para variar las interacciones, niño-nino, niño-material, niño-adulto.

-Proporcionar tiempo para aprender en una variedad de ambientes: espacios del aula, espacio exterior dentro y fuera de la Institución: Medio natural y social.

-Oportunidad para la formación de diferentes tipos de agrupación: espontáneos, estructurados por el adulto, grupos grandes con todos los niños, grupos pequeños.

-Atender la realidad actual y específica de la localidad donde está ubicada la institución en relación a aspectos como el clima, recursos humanos, así como la estructura física, acción comunitaria, etc.

Fuente: Ministerio de Educación. Guía Practica para Niños Preescolares.

(Leído 387 veces, 1 lecturas hoy)

Escríbenos, tu comentario nos interesa!

  • Estadísticas

  • Visitas

  • Contacto

  • Dirección: Rosa Rodriguez Jaén. Lic en Educación Inicial