La etapa del garabateo en el niño de Educación Inicial.

Surgimiento del garabato

Esta etapa es importantísima ya que el niño desarrolla y hace consciente su “yo” que es una parte fundamental para su estabilidad futura. Dentro de esta etapa encontramos fases como:

  • Garabatos desordenados: Son los que el niño comienza a realizar a partir de tres años. Comienza a hacer puntos y líneas suaves o fuertes, según su personalidad . En esta primera fase la maestra y la familia no debe intervenir ni interrumpir al niño. Esta fase dura mas o menos medio año, luego comienza otra cuando el niño consigue controlar sus movimientos y darle por lo menos una dirección.
  • Garabato longitudinal: En esta fase el niño actúa con mayor seguridad y logra así mayor confianza en si mismo. También a través de experiencias kinestesicas comienza a “sentir” visualmente lo que realiza y esta capacitado para realizar actividades que requieran “coordinación motora”.
  • Garabato circular: Al trazar líneas el niño realiza ya movimientos con todo el brazo. El resultado son formas circulares que constituyen para el niño una experiencia de gran valor emocional: es asi que comienza a comprender que el controla sus movimientos.
  • Garabato con nombre: Comienza a aparecer a los 5 años de edad cuando los círculos y los torbellinos de líneas se concentran en bosquejos de cuadrados, combinando líneas oblicuas y puntos. La maestra se dará cuenta que a través de narraciones, paseos y excursiones y otras experiencias directas, los niños comienzan a dar forma a objetos, animales y personas que intervienen en las actividades que le brindan su vida en el preescolar, comienzan a reproducir su familia, el perrito, su maestra y otros objetos que conoce, les da nombre y en ese momento su movimiento kinestesico obedece al pensamiento imaginativo. Comienzan a creer que sus garabatos adquieren forma y vida para ellos.
    La maestra debe estimular y admirar sus dibujos para que sigan experimentando una nueva forma de pensamiento.
  • Aparición del dibujo casual: en esta etapa la imaginación juega un papel muy importante y los niños ya conocen pinceles y pinturas para experimentar con el color.
    Hacen figuras, les dan colores y cualquier diseño coloreado tiene mayor significado, mas por el color que por la forma.
  • Dibujo para el adulto: El niño ya identifica lo que dibuja, llega a confecciones y estructuras que generalmente tienen contenido narrativo. La maestra debe dar al niño libertad a su imaginación y cuidar que las pinturas, tizas, pinturas o temperas tengan todos los colores primarios para que cada niño así use los que necesite. También debe proporcionarle a los pequeños la oportunidad de hacer dibujos de gran tamaño poniendo a su alcance creyones, arcilla, plastilina, pintura y otros. Las expresiones deben tener variados contenidos: Objetos de su casa, del preescolar, del parque,etc.

Otra experiencia es la de pintar con la yema de los dedos al ritmo de la música que debe ser bien seleccionada para que ofrezca imágenes que el niño trasladara moviendo sus dedos con pintura. Para realizar esta actividad se debe tomar en cuenta que se debe usar papel satinado para evitar que con la pintura se humedezca y se rompa.

Rosa Rodriguez Jaén. Lic en Educación Inicial

(Leído 184 veces, 2 lecturas hoy)

Escríbenos, tu comentario nos interesa!

  • Estadísticas

  • Visitas

  • Contacto

  • Dirección: Rosa Rodriguez Jaén. Lic en Educación Inicial