Funciones sociales de la lectura y la escritura

La mayoría de los niños están inmersos tanto en el lenguaje escrito como el hablado. La abundancia de escrituras que observan por ejemplo, en los productos del baño, en los frascos o paquetes de cocina, en las revistas, en los comerciales de la televisión, en catálogos, folletos, anuncios publicitarios, directorios telefónicos, señales de transito, estaciones de gasolina y tiendas por departamentos, lo van acercando cada vez mas a la lengua escrita y a la función comunicativa que esta desempeña en nuestra vida diaria.

La comunicación ocurre cuando un niño en proceso de aprender a leer observa lo impreso y recibe una mediación acerca del significado.

Por ejemplo, cuando se le indica “esa señal doce ¡Alto”, esa palabra que esta en la puerta dice “Damas” o en esa puerta dice “Empuje”, la decodificación de los textos debe ser complementada con una explicación acerca del significado de esos términos en el contexto en el cual aparecen.

Las actividades de lectura y escritura que se realizan en la escuela generalmente no están relacionadas con las actividades que los usuarios de la lengua escrita emplean en su vida diaria.

Fuera de la escuela, la lectura y la escritura tienen una función muy clara en su uso social y cultural. Escribimos un mensaje para comunicarnos con alguien, a quien no podemos ver o hablar en un momento dado, o una nota para recordar algo que no queremos olvidar, leemos para informarnos de lo que nos interesa, para disfrutar de un articulo que nos atrae, para teorizar sobre algún tema importante o simplemente para recrearnos o distraernos.

Para la escuela la lectura y la escritura se conciben como un conocimiento a ser “enseñado por el maestro” y “aprendido” por el alumno, cuyo objetivo para el niño parece ser “hacer la tarea o pasar de grado.Difícilmente la lectura y la escritura pueden significar algo distinto si se le propone al niño la repetición mecánica de modelos, la memorización de frases que carecen de sentido o la copia de palabras, silabas y letras aisladas, con la vaga promesa que alguna vez todo eso tan aburrido, será imprescindible para su vida futura.

En el caso de la lectura se hace necesario plantear actividades que tomen en cuenta la comprensión ofreciendo a los niños materiales interesantes que les permitan disfrutar de la lectura, así como textos que les ofrezcan respuestas a problemas, instrucciones para realizar juegos interesantes, orientaciones para elaborar algún objeto que los niños deseen regalar. Para tomar en cuenta la importancia social que la lectura tiene no basta tener un libro único. Lo ideal es que los niños tengan acceso a libros de cuentos con muchas ilustraciones, modernos libros de poesías, de texto escolar,informativos,enciclopedias,revistas, manuales,diccionarios,atlas,novelas,entre otros y proponer situaciones de lectura con diversos materiales tales como: carteles de propagandas, nombres de calles, plazas,estaciones,etc, señales de transito programas de cine,envases de todo tipo,invitaciones,recetas,facturas o listas de precios.

En cuanto a la escritura, los niños están faniliarizados ya que se consulta el periódico para ubicar el lugar y hora de un espectáculo e indirectamente se le informa al niño que leyendo se obtiene información que no se sabía previamente. Si queremos llamar a un amigo se consulta a la libreta telefónica y se le esta insinuando al niño que leyendo se puede recuperar una información olvidada, o que escribir es una forma de extender la memoria.

El niño pertenece a un contexto socio cultural que le proporciona diferentes experiencias, entre ellas diversos contactos con la lengua escrita. Es importante que la escuela recupere el valor social de la lectura y la escritura como fuente de información útil para resolver problemas reales y de la vida cotidiana.

La tan nombrada madurez para la lectoescritura depende mucho más de las ocasiones sociales de estar en contacto con la lengua escrita que de cualquier otro factor. No tiene sentido dejar al niño al margen de la lengua escrita esperando que madure, por otra parte, los tradicionales “ejercicios de apresto” no sobrepasan el nivel de ejercitación motriz y perceptiva, cuando es el nivel cognitivo el que esta comprometido en el proceso.

Fuente: Ríos Cabrera y otros. La Conquista del Lenguaje en el Preescolar. UCAB

(Leído 11 veces, 1 lecturas hoy)

Escríbenos, tu comentario nos interesa!

  • Estadísticas

  • Visitas

  • Contacto

  • Dirección: Rosa Rodriguez Jaén. Lic en Educación Inicial